Oración de Conversión

Como mujer y madre que soy, sé que no soy una mujer santa, ni soy perfecta. Simplemente soy tu hija, que quiere vivir y hacer las cosas de la mejor manera posible, a la luz de tu Presencia y conforme a tu Santa y Divina Voluntad. Reconozco que hay muchas cosas en mi vida que yo debo cambiar y mejorar, que todo lo bueno que hay en mi vida está aquí gracias a Ti, porque Tú me has estado acompañando, guiando y formando bajo tu amparo y protección.

En el transcurso de mi vida, he ido aprendiendo el valor del amor, del perdón, de la oración, de la fe, del servicio, de la generosidad, de la humildad, de la paciencia, de la obediencia y de otras tantas virtudes que Tú has depositado en mi vida en el papel de madre. Sé que debo practicarlas día a día y que tu mensaje de conversión es para todos y me incluye a mí.

Hoy acepto y acojo el llamado que has hecho en mi vida, con total apertura y disponibilidad de corazón, para que Tú obres en mí, porque yo quiero ser cada día más un reflejo transparente de tu Amor, de tu Misericordia y de tu Bondad. Yo quiero dejarte actuar en mi vida, permitiéndote que le des un sentido a mi vida, un rumbo y una dirección a mi existencia; que esté orientada siempre a Ti. Sé que esto siempre será lo mejor para mí. Tómame con todas mis debilidades y flaquezas, con todas mis faltas y pecados para poder cambiar y sigue haciendo una obra maravillosa en mi vida. Transfórmame y renuévame por la acción de tu Espíritu Santo.

Conviérteme, renuévame, transfórmame y santifícame, por tu amor. Envía tu Santo Espíritu sobre mí y haz que en mi vida experimente una verdadera conversión, la cual traiga a mi vida alegrías y bendiciones. Que mi vida sea, cada día más, un reflejo transparente de tu Presencia y de tu Amor en mi familia, mis seres queridos y la sociedad en general.

Concédeme la Gracia de ser transparencia de tu Amor, transparencia de Jesús para todos. ¡¡Amén!!