Querida mamá, que Dios te bendiga siempre. Te invito ahora a que te dispongas a hacer estas oraciones con sencillez, tranquilidad y mucha fe. Aprovecha este momento y lugar para dejar que el Amor de Dios llene tu corazón.

Disfruta este momento que traerá mucha paz y bendición a tu vida. Recuerda que la oración de una madre tiene mucho poder y que ahora Dios te quiere bendecir. ¡¡¡Gracias, madre!!!